Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 2005Nº 347

Física de partículas

Creación de antimateria fría

Con átomos poco energéticos de antihidrógeno se contrastaría una propiedad fundamental del universo.
Menear
Las diferentes partículas de antimateria comparten todas las propiedades de sus antónimas, a excepción de la carga eléctrica, que es de signo contrario. Cuando llegan a encontrarse con sus opuestas, se destruyen mutuamente con gran violencia. Si un solo gramo de partículas de antimateria chocara con un gramo de sus gemelas de materia normal se liberaría tanta energía como en la detonación de 40.000 toneladas de TNT; bastaría para surtir de energía a casi 5000 hogares durante todo un año.
Por fortuna para nuestra seguridad personal, y por desdicha para la política energética, la antimateria escasea mucho en el mundo natural. Ciertas sustancias radiactivas emiten positrones, antipartículas de los electrones empleadas en la tomografía por emisión de positrones (TEP). Desde el espacio nos llega sin cesar un pequeño número de antiprotones entremezclados con los rayos cósmicos. Y cuando una partícula muy energética de radiación cósmica choca con un átomo de la atmósfera, el chaparrón de partículas que se produce contiene numerosas antipartículas.

Puede conseguir el artículo en: