Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La necesidad de un proceso abierto

La administración de Obama debe reformar los contenidos de la agenda política y el modo en que los elabora.
MATT COLLINS
Cuando el presidente Barack Obama prometió el cambio, se refería a dos tipos. El primero era un cambio sustancial: reformar los sectores clave de la economía, como la asistencia sanitaria, el cambio climático, los mercados financieros y la adquisición de armamento. El segundo era metodológico: mejorar el modo en que se elaboran las políticas públicas y la forma en que se toman las decisiones sobre los fondos públicos. Contra todo pronóstico, la administración de Obama está avanzando en el primero, pero a costa del segundo.
La importante legislación sobre la asistencia sanitaria ayudará a que la cobertura médica beneficie a un mayor número de estadounidenses y limitará algunos de los abusos de las compañías de seguros (denegación de cobertura) y el reembolso del gasto sanitario a la población. Asimismo, avanza también la legislación sobre el cambio climático, con la posibilidad de que se empiecen a limitar las emisiones de los gases de efecto invernadero gracias a un sistema de permisos por el que la economía de EE.UU. comenzará una larga transición a técnicas de bajas emisiones.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.