Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2010
Cronobiología

Mover las manillas es malo para el corazón

Los investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo han estudiado las tasas de infartos de miocardio en Suecia desde 1987, cuyo número aumentaba un 5 por ciento durante la primera semana de aplicación del horario de verano.
JANE AIREY Getty Images
El horario de verano podría salvar vidas y también acabar con ellas. Los investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo han estudiado las tasas de infartos de miocardio en Suecia desde 1987, cuyo número aumentaba un 5 por ciento durante la primera semana de aplicación del horario de verano. Un incremento que atribuyen a la perturbación de los hábitos de sueño y los ritmos biológicos.
El adelantar los relojes una hora ayudaría, por otro lado, a evitar accidentes de tráfico, al ser mayor el número de personas que conducen con luz solar. A partir del análisis de 28 años de datos de accidentes automovilísticos, los economistas de RAND sugieren que el cambio que se produjo en 1986 de la ley estadounidense sobre el cambio de hora en verano y en invierno, que trasladó el comienzo del horario de verano del último al primer domingo de abril, produjo una reducción de entre el ocho y el once por ciento en los accidentes con peatones y una reducción de entre el seis y el diez por ciento en los accidentes que sufrían los ocupantes de vehículos.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.