Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El arte maya a registro

La aceleración del desarrollo económico está echando a perder los murales mayas, por lo que sus réplicas pintadas a mano vienen a ser fuentes imprescindibles para la arqueología.

Fue en 1900 cuando Adela Catherine Breton entró por primera vez en el campo arqueológico de la ciudad ritual maya de Chichén Itzá. Ataviada con victoriano atuendo de amazona, protegiendo su aniñado rostro del terrible sol del Yucatán con un sombrero de ala ancha, la Breton ofrecería, a sus 50 años, un aspecto bien curioso. Durante los ocho años siguientes, aquella brava inglesa desafió al calor, a las garrapatas y a los pesadísimos burócratas para volver una y otra vez a Chichén Itzá con el único propósito de reproducir, en dibujos y pinturas, los pétreos relieves y los polícromos murales que animaban las ruinosas paredes de piedra calcárea.

Los estudiosos de la cultura maya han de estarle hoy agradecidos a esa mujer. En los 80 años y pico transcurridos desde sus visitas, muchos de los murales con tanto trabajo copiados por ella en Chichén Itzá y en otros asentamientos mayas han desaparecido del todo. La humedad y el ardiente sol del clima centroamericano se han venido cobrando un pesado tributo sobre los colores, particularmente sobre el "azul maya", un celeste intenso basado en índigo. El vandalismo y los turistas han hecho desaparecer numerosos fragmentos, y las pinturas que quedan están expuestas al incesante ataque de algas y vegetación. En muchos casos, las acuarelas de la Breton son ya los únicos documentos fehacientes de aquellos restos mayas. Su obra fue donada al Museo Peabody de la Universidad de Harvard y, en Inglaterra, al Museo Municipal de Bristol y a la Art Gallery, instituciones que conmemoraron las recreaciones de la artista con una exposición especial celebrada el invierno del año pasado.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.