Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2015Nº 463

Física

Minería de agujeros negros

¿Es posible extraer energía de las proximidades de un agujero negro? Según un resultado reciente, el dispositivo necesario violaría las leyes de la física.

Menear

Tarde o temprano el Sol se apagará. Su combustible nuclear se agotará y, en caso de que la Tierra sobreviva, la humanidad se sumirá en un perpetuo invierno. En una situación así, nuestros descendientes se verían obligados a buscar otras alternativas energéticas. Primero consumirían los recursos del planeta, después los del sistema solar y, por último, los de todas las estrellas del universo observable. Cuando ya no quedase nada que quemar, seguramente fijarían su mirada en el único depósito de energía disponible: los agujeros negros. ¿Podrían aprovechar su energía?

Parece que no. Las razones por las que algo así resultaría inviable obedecen a las propiedades de las cuerdas cuánticas y a las características de un clásico de la ciencia ficción: el ascensor espacial.

FALSAS ESPERANZAS
A primera vista, extraer energía —o, de hecho, cualquier otra cosa— de un agujero negro parece imposible. Estos objetos se encuentran rodeados por un «horizonte de sucesos», una divisoria más allá de la cual nada puede escapar. Una bola de demolición que intentase derruir un agujero negro para liberar su energía sería aniquilada, tragada para siempre junto con su desafortunado operario. Arrojar una bomba al astro no haría más que incrementar ligeramente su tamaño, en una cantidad proporcional a la masa del artefacto. Nada que entre en un agujero negro, ya sea un asteroide o un cohete, vuelve a salir jamás. Ni siquiera la luz puede huir de su interior.

O eso creíamos. Sin embargo, en 1974, en el que a mi juicio constituye el artículo de física más exquisito e impactante de todos los tiempos, Stephen Hawking demostró que estábamos equivocados. A partir de algunas ideas propuestas con anterioridad por Jacob Bekenstein, hoy en la Universidad Hebrea de Jerusalén, Hawking demostró que, en realidad, los agujeros negros dejan escapar una pequeña cantidad de radiación. Por supuesto, siguen destruyendo todo lo que cae en ellos. Pero aunque los objetos no salgan de una pieza, su energía sí acaba filtrándose al exterior. Ello parece abrir la puerta a la posibilidad de explotar su energía.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados