Los quipus incas

Los libros de contabilidad incas constaban de ristras de cordeles anudados. Su sistema de codificación numérica ya no tiene secreto, pero el contenido literario sigue siendo un enigma.

En 1532 estalló la guerra entre los dos hermanos y enemigos incas Atahualpa, instalado en Quito, y Huáscar, de Cuzco. Este conflicto fratricida, consecuencia de la división del Imperio a la muerte de Huayna Cápac, padre de ambos, acontecida siete años antes, iba a precipitar la caída de la civilización incaica, porque ese mismo año el español Francisco Pizarro desembarcaba en las costas ecuatorianas con planes de conquista. La debilitación del Imperio y las disensiones internas le facilitaron grandemente la tarea.

Algunos años más tarde, Garcilaso el Inca, historiador y poeta mestizo, aprendió la lengua de los indígenas y recorrió el imperio colonizado, para recopilar sus tradiciones. Según su descripción, los indios, cuando iban a Cuzco a pagar sus tributos a los nuevos amos llegados del Viejo Mundo, tejían hilos, de uno o varios colores, en los que escribían números mediante nudos. Luego, estos hilos se enfilaban ordenadamente a lo largo de un cordón principal, a modo de flecos. Estos dispositivos de numeración corresponden a los quipus ("quipu" significa "nudo" en quechua, la lengua de los incas); amén de su contenido numérico, habrían sido depositarios también de información literaria. Sobre esta descodificación no existe todavía consenso entre los expertos. Describiremos aquí las hipótesis que éstos defienden.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.