Microchorros y nanochorros

Chorros de diámetro micro y nanométrico ofrecen nuevos métodos para la obtención de micro y nanocápsulas, nanofibras, nanotubos, nanoemulsiones y otras estructuras de interés técnico.

Fue Richard P. Feynman, en su famosa conferencia There’s plenty of room at the bottom, pronunciada a finales de la década de los cincuenta del siglo pasado, el primero en atraer el interés de físicos e ingenieros hacia el mundo de lo minúsculo: el de la dimensión submicrométrica. Como otras veces antes, Feynman, premio Nobel de física, pionero de la electrodinámica cuántica y excéntrico genial, vislumbró una frontera de la ciencia que debía ser explorada para extender nuestro conocimiento y aplicarlo en beneficio de la humanidad. Feynman fue el primero en sugerir la posibilidad de construir máquinas cada vez más pequeñas, hasta llegar al nivel molecular.

El término nanotécnica (así como el término relacionado nanociencia) se ha empleado profusamente desde que K. Eric Drexler, del Instituto Foresight (Palo Alto), lo acuñó; sin embargo, su significado resulta en ocasiones confuso debido a las distintas definiciones que de él se han dado en el transcurso de los últimos años. En términos exactos, cuando hablamos de nanotécnica deberíamos referirnos a los procedimientos que, basados en la adecuada disposición y manejo de átomos, moléculas o ambos, resulten en la obtención de productos más ligeros y precisos, de mayor resistencia, más ecológicos y más económicos que los actuales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.