Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2005
Farmacología

Nuevas dianas farmacológicas

El descubrimiento de nuevas formas de modificar la actividad de unos conocidos receptores de la superficie celular amplía el panorama del desarrollo de fármacos.

Alrededor de la mitad de los medicamentos que se comercializan en la actualidad guardan una notable semejanza: operan sobre el mismo tipo de diana molecular, unas proteínas serpenteantes que atraviesan siete veces la membrana celular. Las partes externas de estas "serpientes" operan a modo de antenas que reciben los mensajes moleculares que llegan a la célula; las partes interiores desencadenan luego las respuestas celulares ante tales estímulos, empezando por la activación de la proteína G, un procesador de señales. Por ello estas moléculas serpenteantes reciben el nombre de "receptores acoplados a la proteína G" o RAPG.

Los RAPG muestran mayor versatilidad que cualquier otro tipo de receptores celulares. Por ejemplo, el tamaño de las moléculas a las que responden oscila entre el de neurotransmisores que ocupan poco más que un átomo de carbono y el de proteínas 75 veces mayores. Asimismo, intervienen en casi todas las funciones vitales para el organismo: desde el latido cardiaco y la digestión hasta la respiración y la actividad cerebral. La diversidad afecta también a los fármacos que operan sobre estos receptores. La lista incluye reductores de la presión sanguínea (propranolol), neutralizadores de la acidez gástrica (ranitidina), broncodilatadores (albuterol) y antidepresivos (paroxetina). Se utilizan en el tratamiento de la hipertensión, la insuficiencia cardiaca congestiva, úlceras, asma, ansiedad, alergias, cáncer, migrañas y la enfermedad de Parkinson, entre otros trastornos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.