Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2008
Biología

Autofagia

Proteínas erosionadas, orgánulos averiados y microorganismos invasores, todos son absorbidos por diminutas "aspiradoras" celulares. Si se mantuviera operativo, ese mecanismo retrasaría el envejecimiento.

De vez en cuando, se descubre que un proceso celular considerado de poco valor y confuso corresponde, en realidad, a una actividad fundamental. Un proceso que interviene, ubicuo, en una amplia gama de estados normales y patológicos. Así aconteció con la función que desempeña el óxido nítrico en el sistema circulatorio, un hallazgo que mereció el premio Nobel y que ha contribuido al desarrollo de múltiples fármacos. Ahora, otro de esos procesos poco conocidos ha empezado a despertar el interés entre los biólogos: la autofagia.

La autofagia (de "auto-devorarse", en griego) responde a un esquema sencillo. En el interior de cada célula, en torno al núcleo, se encuentra el citoplasma, una suerte de gelatina amorfa que se sustenta gracias a una matriz esquelética y en la que se hallan en suspensión una vasta y compleja población de macromoléculas y una serie de subunidades funcionales especializadas, los orgánulos. El funcionamiento del citoplasma es tan complejo (podríamos equipararlo al del sistema operativo de un ordenador), que se atasca constantemente con los detritus de las actividades que se llevan a cabo. El sistema autofágico opera, en parte, como un mecanismo de limpieza: un cubo de basura que va de un sitio a otro para recoger fragmentos viejos de proteínas y otros restos indeseados que se acumulan en el citoplasma.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.