Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2000
Ingeniería informática

Computación molecular

Se han fabricado moléculas que operan como conmutadores, cables e incluso elementos de memoria. La interconexión múltiple de los dispositivos presenta, sin embargo, enormes dificultades.

MARK A. REED

¿Dónde está el límite de la rapidez y potencia alcanzables por los ordenadores? ¿Se crearán "cerebros" artificiales que tengan una capacidad intelectual comparable —o incluso superior— con la del hombre? Las respuestas dependen en buena medida de la posibilidad de fabricar circuitos de ordenadores pequeños y densos en grado necesario.

Pocos investigadores, si es que existe alguno, creen que la técnica actual "microelectrónica de estado sólido basada en semiconductores" conducirá a circuitos suficientemente densos y complejos que den lugar a facultades cognitivas genuinas. Además, hasta hace poco ninguna de las técnicas propuestas para suplantar a la microelectrónica de estado sólido gozaba de atractivo sobresaliente. Pero en el curso del último año se han logrado avances revolucionarios que pueden cambiar de raíz el futuro de la computación. Aunque el trecho que media de ello a las máquinas inteligentes es largo y sembrado quizá de obstáculos insuperables, su mera existencia constituye todo un éxito.

Los avances se han logrado en electrónica molecular. Se trata de la posibilidad de construir moléculas que realicen por sí mismas funciones idénticas o similares a las de transistores, diodos, conductores y otros elementos claves de los microcircuitos conocidos. Tras un período de grandes esperanzas y escasos resultados tangibles, varios desarrollos recientes han alimentado la confianza en que algún día esta técnica proporcione las bases de construcción para futuras generaciones de una lógica electrónica ultrapequeña y ultradensa para ordenadores. En una notable serie de demostraciones, químicos, físicos e ingenieros han puesto de manifiesto que las moléculas pueden, por sí solas, conducir y conmutar la corriente eléctrica y almacenar información.

 

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.