La plaga de las armas portátiles

Con una exigua cantidad de ametralladoras y morteros, un centenar de insurgentes puede apoderarse de un país entero, matando y mutilando a cientos de miles de personas.
Las noticias periodísticas que llegaban del genocidio de 1994 en Ruanda subrayaban el uso de armas tradicionales (porras, cuchillos y machetes) por las bandas asesinas de los extremistas hutus. Perecieron hasta un millón de tutsis y hutus moderados, muchos de ellos mujeres y niños. A ojos de los observadores externos, los ruandeses parecían sufrir un rapto de violencia frenética, siendo los aperos de labranza sus instrumentos de exterminio preferidos.
Pero eso no es todo. Antes de que empezase la matanza, el gobierno, dominado por los hutus, había repartido fusiles automáticos y granadas de mano entre las milicias oficiales y las bandas paramilitares. Esa fue la potencia de fuego que posibilitó el genocidio. Los milicianos aterrorizaban a sus víctimas con las armas y las granadas mientras las rodeaban para masacrarlas con machetes y cuchillos. Aunque el uso asesino de útiles agrícolas pudo parecer entonces una aberración medieval, las armas y las bandas paramilitares que facilitaron el genocidio eran muy contemporáneas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Otros artículos del informe especial «Un nuevo tipo de guerra»

Heridas invisibles

    • Richard F. Mollica

Los niños del fusil

    • Neil G. Boothby
    • C. M. Knudsen

El coste humano de la guerra

    • W. C. Clemens Jr.
    • J. David Singer

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.