Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2001
Ingeniería

Máquinas nanométricas antiguas y futuras

La biología supera las fantasías más atrevidas con que se ha presentado el futuro de los robots moleculares.

Entre los logros prometidos por la nanotécnica ocupan un puesto de honor las máquinas. Los artefactos poseen una atracción inmediata. Resultan evidentes los beneficios aportados por los poderosos ingenios de nuestro mundo: aviones, submarinos, robots de soldadura, hornos y otros. Si se pudieran tomar las mismas ideas que han servido para proyectarlos y aplicar aquéllas a máquinas de tamaño minúsculo, ¿quién sabe lo que podrían ser capaces de hacer?

Cuando se especula sobre máquinas pequeñas suele pensarse en dos clases, a saber, las que remedan prototipos existentes y las que constituyen una novedad radical. En el primer caso, hablaríamos de submarinos nanométricos, con dimensiones de milmillonésimas de metro y eslora de decenas o escasos centenares de átomos. Por seguir con el ejemplo, se trataría de una máquina apta para navegar a través de la sangre, buscando células enfermas y destruyéndolas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.