Veinticinco años de ciencia química

La evolución de la química se ha traducido en la obtención de nuevos elementos, en la producción limpia mediante la síntesis enantiomórfica selectiva y total, y en el desarrollo de supramoléculas y de nuevos materiales.
Llamamos ciencia al conocimiento organizado del mundo físico. La ciencia nace de dos operaciones fundamentales: la observación y el razonamiento. La observación consiste en la contemplación profunda de los hechos y en describirlos lo más exactamente posible. Al multiplicarse las observaciones se encuentran regularidades que el científico enuncia en forma de leyes. La razón de cada ley radica en un conjunto de supuestos o hipótesis. Cada ley se refiere a un gran número de hechos resumidos. Si las hipótesis sirven para predecir nuevos hechos, análogos a los observados, es decir, si las hipótesis son válidas constituyen una teoría.
La química es la ciencia que estudia la estructura, las propiedades y la transformación de la materia. Es decir, todo el universo constituye el objeto de la química. Pero, ¿qué es la estructura? En una primera aproximación nos remite a la disposición de los elementos internos de un objeto, es decir, la arquitectura de sus partes más sencillas. La estructura subatómica implica la posición relativa de los electrones en los átomos individuales y las interacciones con sus núcleos. A nivel atómico, la estructura abarca la organización de átomos y moléculas. En este sentido, la siguiente estructura de largo alcance consiste en grupos de átomos enlazados entre sí y se denomina estructura cristalina. Denominamos microestructura a la disposición de la estructura cristalina dentro de los materiales; sólo es visible con el auxilio del microscopio. La estructura percibida con los ojos entra en la categoría de macroscópica.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.