Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 1994
Sociología

¿Habrá alimentos para una población humana creciente?

A medida que nos vamos acercando a los 10.000 millones de habitantes, los juicios de los expertos se dividen; unos dan la voz de alarma, en tanto que otros se muestran optimistas. ¿Quiénes están en lo cierto?

Los demógrafos prevén la duplicación de la población mundial de aquí a cincuenta años, cuando se pase de los 5300 millones de habitantes que había en 1990 a los 10.000 millones que habrá en el año 2050. ¿Cómo responderán el ambiente y la humanidad a este crecimiento sin precedentes? La opinión de los expertos está dividida en dos fracciones. Los ecologistas, cuyas opiniones han sido ampliamente difundidas por los medios de comunicación, consideran la situación una catástrofe en ciernes; para alimentar a la creciente población, dicen, los agricultores deberán intensificar unas prácticas que están causando ya graves daños al entorno. Los recursos naturales y el ambiente, exhaustos ahora por el crecimiento demográfico de antaño, se derrumbarán bajo el peso de la demanda del futuro.

Por otro lado, los optimistas, entre ellos muchos economistas y algunos agrónomos, sostienen que la Tierra es capaz de producir sin estragos alimento más que suficiente para la población prevista en el año 2050. Las innovaciones de la técnica y la inversión continua de capital humano traerán mejores niveles de vida a gran parte del globo, aun cuando la población sobrepase con mucho los 10.000 millones estimados por la proyección demográfica. ¿Quién tiene razón?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.