Neandertales como nosotros

Restos descubiertos en Croacia prueban que los denostados neandertales tenían más en común con los humanos modernos de lo que se suponía.

Uñas de pigargo europeo desenterradas entre los restos de neandertales en el yacimiento croata de Krapina. Las marcas indican que estaban ensartadas en un objeto ornamental, como un collar. [LUKA MJEDA]

En síntesis

Desde su descubrimiento en el siglo XIX, al hombre de Neandertal se le ha considerado primitivo en comparación con Homo sapiens.

Los descubrimientos en el yacimiento neandertal de Krapina y otros lugares de Europa están modificando esa visión, al aportar claros indicios de pensamiento simbólico, comportamiento ritual y gusto estético.

La lateralización cerebral demostrada a través del dextrismo apunta a la posible posesión de lenguaje por parte de Homo neanderthalensis, otro atributo que se creía exclusivo de H. sapiens.

En marzo de 2021, cuando en Texas y Misisipi se eliminó la obligatoriedad de llevar mascarilla en plena pandemia de coronavirus y en contra del consejo de las autoridades sanitarias, el presidente de Estados Unidos Joe Biden acusó a los gobernadores de ambos estados de «pensar como neandertales». No le faltaba razón en cuanto a lo prematuro de levantar esa medida de precaución contra el contagio, pero se equivocaba al aludir a nuestros parientes en su reprimenda.

Biden no es el único que emplea el término «neandertal» de forma peyorativa. En la cultura popular está arraigada la costumbre de mofarse de los rasgos primitivos, los modos retrógrados y la supuesta estupidez del hombre de Neandertal con calificativos como rupestre, cafre o troglodita. Algunos colegas paleoantropólogos creen que, aun siendo la especie dominante de Homo en Eurasia hace entre 350.000 y 30.000 años, era menos humana por carecer de las capacidades cognitivas y conductuales que nos caracterizan.

Pese a ello, numerosos estudios han puesto de relieve las similitudes que nos vinculan con los neandertales. Los hallazgos en yacimientos dispersos por Eurasia evidencian que poseían técnicas innovadoras, complejas estrategias de búsqueda de alimento y tradiciones simbólicas incipientes.

No todo el mundo opina lo mismo. Los críticos han argumentado que, lejos de adquirir de forma independiente esos comportamientos avanzados, los neandertales los aprendieron en el curso de sus encuentros con los humanos modernos, de quienes también habrían obtenido artículos elaborados.

Las investigaciones que hemos llevado a cabo en los últimos 15 años acerca de los materiales descubiertos en el yacimiento de Krapina, en el noroeste de Croacia, demuestran que esos críticos están equivocados. Los neandertales que vivieron allí presentaban una serie de conductas que creíamos exclusivas de los humanos modernos y que adquirieron decenas de miles de años antes de que estos llegaran a la región. Queda mucho por descubrir sobre estos enigmáticos miembros de la familia humana, pero hoy tenemos bastante claro que poseían mecanismos cognitivos complejos mucho antes del encuentro con nuestros semejantes prehistóricos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.