Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2009
Física de altas energías

La teoría de cuerdas y el LHC

La teoría de cuerdas es la candidata más firme a teoría unificada de las interacciones de la naturaleza. El gran colisionador de hadrones, LHC, de Ginebra, podría dar importante información experimental sobre su validez.

JAMIE CHUNG (fotografía), BRIAN BRYN (diseño)

La búsqueda de los constituyentes últimos de la materia ha significado una de las aventuras intelectuales más importantes del siglo xx. En el pasado siglo se construyeron los tres pilares básicos de la física moderna: la mecánica cuántica, la teoría de la relatividad y la gravitación de Einstein. Se descubrió también la existencia de cuatro interacciones fundamentales en la naturaleza: fuerzas nucleares, débiles, electromagnéticas y gravitatorias.

El denominado modelo estándar de la física de partículas describe de forma satisfactoria, combinando mecánica cuántica y relatividad, todos los resultados experimentales relativos a las interacciones nucleares, débiles y electromagnéticas. Y no sólo eso. En cosmología, la teoría de la gran explosión, basada en la gravitación de Einstein, permite entender un buen número de las propiedades observadas en el universo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.