Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Tendencias en arqueología molecular

Restos que hablan

Los ácidos nucleicos y las proteínas que se encuentran en vetustas momias y en huesos aún más antiguos constituyen los cofres donde se encierran los secretos de nuestra prehistoria. La biología molecular podría tener la llave.

"Los familiares de este pobre desgraciado querrán saber qué le pasó", pensaba Helmut Simon mientras fotografiaba el cadáver que él y Erika, su mujer, acababan de encontrar asomando entre los hielos semiderretidos de un glaciar tirolés, durante sus vacaciones estivales del año pasado. ¡Pues sí que acertaba! Lo más seguro es que el cuerpo en cuestión tenga una antigüedad de 5000 o 5500 años y sea, posiblemente, el de un antepasado de millones de europeos actuales. Los especialistas se pelearon por tener acceso a los restos mortales y a los útiles del Hombre del Glaciar, única momia conocida de la Edad de Piedra.

Por más revuelo que haya levantado ese hallazgo, constituye una única pincelada en un cuadro que se va formando lentamente con millares de ellas. En ciertos yacimientos propicios, desde los desiertos del Africa del Norte, del Perú y del Suroeste de América hasta las turberas de Dinamarca, Gran Bretaña y Florida, emergen con frecuencia a la superficie arcaicos restos mortales que parecen extrañamente vivos, a veces con sus vestimentas, armas y vituallas; pudiéndose incluso discernir en algunos casos, por el contenido del estómago, los componentes de su última pitanza. Considerados durante mucho tiempo meras curiosidades, o abocados al mortero de la botica, multitudes de estos momificados mensajeros de épocas remotas han sido salvajemente destruidos o vueltos a enterrar. Los que se han conservado se hallan ahora sometidos a una exhaustiva investigación.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.