Trabajo para deshollinadores

Reducir las emisiones de metano y de hollín podría ser una forma rápida, aunque incompleta, de ralentizar el calentamiento global.
Wikimedia commons/LeRoy Woodson/dominio público
La humanidad ha hecho muy poco para combatir el cambio climático. Las emisiones mundiales de dióxido de carbono alcanzaron, de nuevo, un máximo en 2010. Los últimos encuentros internacionales que buscaban acordar un tratado mundial para solucionar el problema han postergado las medidas principales hasta el año 2020. Por fortuna, existe una alternativa: reducir las emisiones de otros gases de efecto invernadero. Según un análisis económico y científico publicado en enero en la revista Science, las medidas para reducir las emisiones de metano y de carbono negro (hollín) podrían mejorar la calidad del aire, la salud de los seres humanos y la productividad agrícola. Y lo que es aún mejor, la aplicación de tan solo catorce medidas de control de las emisiones de hollín y de metano en todo el mundo permitiría obtener el noventa por ciento de los beneficios potenciales. Una ventaja adicional: estas catorce medidas también reducirían el calentamiento global en aproximadamente medio grado centígrado antes del año 2050, según los modelos informáticos desarrollados.
Tanto el metano como el hollín permanecen poco tiempo en la atmósfera en comparación con el CO2. Según algunos científicos, el efecto de su reducción podría ser evidente en tan solo algunas semanas o meses, en lugar de en décadas, como sucede con las emisiones de CO2. Los métodos capaces de frenar de manera inmediata el calentamiento global incluyen la eliminación de las emisiones de metano de las minas de carbón mediante la captura y quema del gas, la eliminación de la liberación intencionada o accidental del metano producido en las perforaciones para extraer petróleo y gas natural, la captura del gas generado en los vertederos de EE.UU. y China, y la promoción del reciclaje y la conversión en abono de la basura biodegradable.
Ello no significa que podamos despreocuparnos de las emisiones de CO2. Si seguimos emitiendo este gas al ritmo actual, estaremos acumulando problemas para el futuro. Sin embargo, empezar con el hollín y el metano nos proporcionaría más tiempo y, lo que quizás es más importante, reduciría la probabilidad de que se produzca un cambio climático catastrófico.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.