La catástrofe del café para llevar

¡Cuidado con las resonancias! Al caminar con un vaso en la mano, tendemos instintivamente a hacer justo lo contrario de lo que deberíamos para que el líquido no se derrame.

Para evitar que el café se derrame, no deberíamos mantener la mano pegada al cuerpo. Existen mejores maneras de lograrlo, aunque tal vez no muy aptas para el día a día. [THINKSTOCK/MONKEYBUSINESSIMAGES]

En nuestra época resulta impensable vivir sin café para llevar. Es común ver a gente transportar la bebida en un vaso de papel o plástico en estaciones de tren, zonas peatonales, pasillos de oficina o salas de reuniones. Sin embargo, evitar los accidentes requiere ciertas destrezas motoras y, a menudo, nos obliga a adoptar una postura nada natural. Aunque los fabricantes han reaccionado a tales contratiempos proveyéndonos de recipientes con tapa, el líquido del interior sigue obedeciendo las leyes de la física.

Por corrientes que nos parezcan, los procesos que tienen lugar mientras caminamos revisten cierta complejidad. Por ejemplo, los estudios biomecánicos han mostrado que las personas que andan con un destino predeterminado suelen minimizar su gasto energético; para ello, evitan los movimientos hacia los lados y reducen al mínimo la elevación y el descenso del cuerpo.

Las complicaciones aparecen debido a que las piernas ejecutan un movimiento muy similar al de un péndulo. Este se transmite a todo el cuerpo, si bien nuestras extremidades inferiores se encargan de acelerarlo o frenarlo con independencia de la frecuencia de oscilación, la masa y la dirección de movimiento. Según un estudio empírico en el que se analizó la forma de caminar de cien individuos en situaciones diversas, la frecuencia de dicho movimiento pendular varía entre 1,4 y 2 hercios: un resultado parecido al que obtendríamos si, con algunas salvedades, tratásemos las piernas como un péndulo físico y determinásemos su frecuencia mediante la fórmula correspondiente.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.