Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2013
Energía

El coste oculto de las renovables

Las fuentes de energía alternativas dependen de la extracción de metales poco beneficiosos para el entorno.

THINKSTOCK

Dado que la generación de calor y electricidad es responsable del 41 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono, frenar el cambio climático requerirá satisfacer buena parte de esa demanda con fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles. Sin embargo, tanto la energía solar como la eólica llevan asociadas sus propias emisiones. Según un estudio publicado en 2011 por investigadores de la Universidad de Leiden, la construcción de paneles fotovoltaicos precisa mucho más aluminio que otras técnicas. Las turbinas eólicas, por su parte, necesitan aleaciones con un alto contenido en níquel. Extraer y refinar todos esos metales exige grandes cantidades de energía.

La demanda de esos metales —y, con ella, su ya considerable huella de carbono— aumentaría de manera notable tras un eventual cambio de modelo energético. Según un estudio publicado el año pasado en el que estimaban los recursos naturales que harían falta para levantar las nuevas infraestructuras, una instalación solar de gran tamaño, por ejemplo, tardaría entre uno y siete años en compensar las emisiones de una central térmica de carbón. Una razón más para decidirse cuanto antes por el cambio de modelo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.