Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2013
Investigación y desarrollo

Una nueva vía global para la invención

La participación creciente de China en patentes internacionales señala la aparición de una nueva forma de I+D.

Los países no suelen crear tecnología original e innovadora hasta que son francamente prósperos; en concreto, hasta que su producción y renta per cápita se aproximan a la de los países más ricos. China sigue siendo bastante pobre. En 2010, hace solo tres años, su renta per cápita no alcanzaba una décima parte de la estadounidense. Mas, según datos oficiales, las empresas chinas incrementaron su inversión en I+D a razón de un 26,2 por ciento anual entre 1996 y 2010. El número de patentes concedidas a inventores chinos por la Oficina de Patentes y Marcas estadounidense se multiplicó 46,28 veces entre 1996 y 2010. ¿Cómo explicarlo?

Una mirada atenta a estas solicitudes de patentes deja ver que han sido corporaciones multinacionales, no empresas chinas, las titulares de la mayoría de las que se concedieron durante esta explosión reciente. Dicho de otro modo, las compañías chinas siguen rezagadas respecto a sus competidoras multinacionales a la hora de generar inventos que se patenten en los principales mercados extranjeros.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial Estado de la ciencia global 2013

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.