Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 1993
Geología

Donde el núcleo limita con el manto

Esa zona de interacción, quizá la parte más dinámica del planeta, influye directamente en la rotación terrestre y en el campo geomagnético.

La estructura más viva de la Tierra se encuentra a unos 2900 kilómetros de profundidad, entre la zona inferior del manto y la parte superior del núcleo. Apenas atendida en las investigaciones del pasado, se nos muestra decisiva para conocer la evolución térmica y química del planeta. No podemos seguir considerándola mera zona de demarcación entre el núcleo superior de hierro fundido y el manto inferior de materiales rocosos; se trata, quizá, de la zona más activa, en términos geológicos, de todo el planeta. Sus características estructurales parecen haber cambiado drásticamente en el curso del tiempo, y sus propiedades físicas, puestas ahora de manifiesto, varían de un punto a otro en las inmediaciones de la zona basal del manto. Lo cierto es que los cambios físicos operados en la interfase entre el núcleo y el manto son aún más notables que los producidos en la superficie, donde la corteza limita con la atmósfera.

Se cree que la fuerte heterogeneidad de la región limítrofe entre núcleo y manto afecta a muchos procesos geológicos globales. La dinámica de la zona influye en el ligero balanceo del eje de rotación terrestre y en el campo geomagnético. Las variaciones que acontecen en esa región modulan, además, los movimientos de convección del manto, causantes de la deriva continental y de la tectónica de placas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.