El comportamiento de las ballenas

Estos mamíferos marinos presentan comportamientos sociales y alimentarios que recuerdan los de los herbívoros terrestres de los que evolucionaron hace alrededor de 55 millones de años.

Hace más de 50 millones de años, los antepasados de los cetáceos actuales (parientes de ungulados terrestres como los ciervos y los antílopes) abandonaron la tierra y penetraron en el mar. Lentamente, con el paso de millones de años, fueron diversificándose y se extendieron por todos los océanos del mundo; hoy se encuentran, por el Sur, hasta en el continente Antártico y, por el Norte, hasta el borde helado del Artico. Los biólogos están empezando a comprobar que esos majestuosos navegantes de las profundidades poseen repertorios de conducta tan ricos y complejos como los de algunos animales terrestres. Estamos descubriendo en ellos animales muy sociales, similares a los ungulados herbívoros y, en algunos aspectos, a los primates y a los carnívoros terrestres.

El panorama del comportamiento de las ballenas que empieza a dibujarse es fruto del esfuerzo investigador desplegado a lo largo de la última década, y estimulado en parte por la amenaza de su extinción ante el acoso de la industria ballenera. Hasta 1970, nuestro conocimiento sobre las ballenas procedía, en buena medida, de los diarios de a bordo de los capitanes de los buques balleneros de los siglos XIX y XX. En algunos casos, esos relatos ofrecían información sorprendentemente detallada sobre los comportamientos sociales y de alimentación de las distintas especies, pero solían referirse a animales sometidos a estrés, perseguidos o arponeados por los balleneros.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.