La luz, activadora de genes vegetales

¿Cómo van trazando los rayos solares el destino de una plántula? Se han encontrado segmentos de ADN que, en respuesta a la energía luminosa, activan genes necesarios para el desarrollo.

Las plantas verdes son máquinas que funcionan con energía solar. La luz constituye la fuerza motriz de la fotosíntesis, proceso por el cual los vegetales convierten el dióxido de carbono y el agua en azúcares, almidón y oxígeno. En efecto, captan la energía solar y la convierten en sustancias que, directa o indirectamente, sustentan la mayoría de las restantes formas vivas.

Se equivoca, sin embargo, quien crea que, para la planta, la luz no es más que un combustible. Antes incluso de que el brote rasgue la cubierta seminal, la presencia o ausencia de luz regirá su vida. La luz le indica al vegetal hasta qué altura debe crecer, cuántas hojas han de brotar, cuándo ha de florecer y fructificar y, por fin, cuándo debe envejecer. Así, además de constituir una fuente de energía para la fotosíntesis, la luz modela la planta a través del proceso de fotomorfogénesis.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.