Lo propio, lo ajeno y la autoinmunidad

La autoinmunidad - el reconocimiento y ataque de tejidos propios por el sistema inmunitario- no es tan sencilla como se creía. El autorreconocimiento parace constituir el núcleo de la salud y subyace a ciertas enfermedades.

Suele considerarse que la tarea principal del sistema inmunitario consiste en distinguir entre lo que es "propio" y lo que es "ajeno". Una vez hecha esa distinción, lo propio se conserva y lo ajeno se destruye. Por supuesto, en el nivel máximo de generalización ello es así y los seres humanos permanecen vivos y sanos precisamente porque tal ocurre. Sin embargo, según se ha visto recientemente con claridad, en un nivel de detalle más fino la distinción entre lo propio y extraño no es absoluta. Una de las vías que han abierto camino a esos hallazgos son los trastornos autoinmunitarios, en los que el sistema inmunitario ataca tejidos normales, sanos. La enfermedad autoinmunitaria, que puede resultar incapacitante o fatal, afecta a cualquier tejido u órgano. Sus víctimas se encuentran a menudo en la primera parte de la vida y, por razones que se desconocen, es más frecuente entre las mujeres que entre los hombres.

El trabajo realizado en mi laboratorio sobre una forma de artritis autoinmunitaria señala que la base de la autoinmunidad podría encontrarse en el parecido entre una molécula extraña específica y una molécula del propio organismo. Es más, nuestro trabajo resulta coherente con un modelo de sistema inmunitario en el que los receptores que realizan el trabajo de reconocimiento pueden, a su vez, ser reconocidos por otros receptores. Tal "reconocimiento de lo propio" —que se descartaba estrictamente en otros modelos del sistema inmunitario—puede constituir la base de un entramado cuyo equilibrio mantiene el cuerpo saludable. Cuando el equilibrio se rompe, como ocurre en la autoinmunidad, aparece la enfermedad. Esta nueva imagen, en la que lo propio y lo ajeno ya no son absolutamente distintos, ha comenzado a rendir beneficios prácticos en forma de vacunas que, en último término, podrían paliar los graves sufrimientos causados por las enfermedades autoinmunitarias.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.