Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1988
Química

Reacciones químicas y haces moleculares

Los estudios llevados a cabo con cruces de haces moleculares e interacciones entre un láser y un haz permiten conocer mejor las reacciones químicas, la rotura de las moléculas y su formación.

La química estudia la materia y sus transformaciones. Conocer, pues, la velocidad del cambio químico, esto es, su dependencia del tiempo, resulta decisivo para la síntesis de nuevos materiales y el aprovechamiento de la energía que se genera en toda reacción. Si pudiéramos observar el movimiento de cada átomo durante el proceso de reacción entre dos o más moléculas, entenderíamos cabalmente cómo ocurre dicha reacción. Pero la técnica miscroscópica, que ha conseguido observar los átomos en una situación estática, se halla muy lejos de permitirnos verlos en movimiento. Afortunadamente, disponemos de una técnica alternativa: los ensayos con haces moleculares. Demos una breve reseña histórica antes de abordar sus fundamentos y aplicaciones.

Puesta a punto a principios de siglo, la técnica de haces moleculares consiste en el uso de átomos o moléculas, en forma de rayos, que se propagan, pues, a través de un medio enrarecido de muy baja presión, sin apenas colisiones entre sí o con el medio ambiente. Esta característica los convierte, lo veremos más adelante, en especialmente útiles para hacerlos chocar contra un gas, otro haz o una superficie, al objeto de estudiar los procesos físicos y químicos con gran resolución. Las aplicaciones de los haces moleculares a los procesos físicos, piénsese en la comprobación del espín electrónico o nuclear (el momento angular), y a los procesos químicos, por ejemplo la formación y detección de complejos o intermedios de las reacciones químicas elementales, han contribuido, por un lado, al desarrollo de nuestro conocimiento sobre la estructura atómica y molecular de la materia y, por otro, al desciframiento de los procesos químicos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.