Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2012
Altas energías

¿Está la partícula de Higgs asomando la cabeza?

El bosón de Higgs constituye un pilar fundamental en nuestra comprensión de las leyes físicas. Puede que el LHC ya haya observado los primeros indicios de su existencia.
CERN
El pasado 13 de diciembre, la comunidad internacional de física de partículas contuvo la respiración para atender una de las presentaciones científicas que más expectación ha concitado en los últimos años. Desde el CERN, el laboratorio europeo de física de partículas, los portavoces de los experimentos ATLAS y CMS del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) presentaron sus resultados sobre la búsqueda de la famosa y elusiva partícula de Higgs. Si bien los datos mostraban posibles indicios de su existencia, existen también motivos para interpretarlos con cautela.
Resulta difícil exagerar la importancia que la partícula de Higgs reviste en nuestra comprensión de las leyes fundamentales de la naturaleza. El modelo estándar, la teoría que describe las partículas elementales y sus interacciones, ha demostrado hasta la fecha un poder predictivo sin precedentes en la historia de la ciencia. Uno de sus pilares lo constituye, de hecho, la partícula de Higgs. Esta es la única predicción de calado que, hasta la fecha, no ha sido verificada por los experimentos. Por ello, tanto su descubrimiento como la refutación de su existencia supondría un hito histórico.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.