Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 1999
Medicina

Evolución y orígenes de la enfermedad

Los principios de la evolución por selección natural empiezan a aplicarse en medicina.
La contemplación detenida del cuerpo humano infunde respeto en pareja medida a la perplejidad que provoca. Fijémonos en el ojo, por ejemplo. El tejido transparente y vivo de la córnea describe la curva apropiada, el iris se adapta a la intensidad de la luz y el cristalino se ajusta a la distancia, todo de suerte tal que la cantidad óptima de luz quede enfocada exactamente sobre la superficie de la retina. La admiración que produce tamaña perfección cede pronto a la consternación. Contra toda lógica, los vasos sanguíneos y los nervios atraviesan la retina y forman una mancha ciega en su punto de salida.
El cuerpo es un cúmulo de contradicciones sorprendentes. Por cada exquisita válvula cardíaca tenemos una muela del juicio. Las mismas cadenas de ADN que gobiernan el desarrollo de los diez billones de células de un ser humano adulto permiten también su deterioro progresivo y, con el tiempo, la muerte. Nuestro sistema inmunitario identifica y destruye un millón de elementos extraños; aun así, son muchas las bacterias que nos pueden matar. Estas contradicciones producen la desagradable impresión de que el cuerpo ha sido diseñado por un equipo de magníficos ingenieros con la ayuda ocasional de un chapucero.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.