Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2009
Neurociencia

El origen de la mente

El primer paso para esclarecer cómo surgió la mente humana consiste en determinar las propiedades específicas de nuestros procesos mentales.

HOLLY LINDEM (fotoilustración); GENE BURKHARDT (diseño)

En síntesis

Charles Darwin sostenía la existencia de una continuidad mental entre los humanos y otros animales, opinión que han defendido numerosos expertos posteriores.

Pero cada vez son más los indicios de que un enorme hiato mental nos separa de otras criaturas cercanas. El autor ha identificado cuatro aspectos exclusivos de la cognición humana.

El origen y la evolución de esos rasgos mentales distintivos siguen siendo misteriosos, aunque lentamente se van descubriendo.

No hace mucho, un equipo de tres expertos extraterrestres (un ingeniero, un químico y un informático) viajó a la Tierra para evaluar la vida inteligente que pudiera albergar. El ingeniero, dirigiéndose a sus colegas, informó: "Aquí, todas las criaturas son sólidas; algunas, segmentadas y con capacidad para arrastrase por el suelo o moverse por el aire o el agua. Todas muy lentas. Nada que resulte impresionante". El químico comentó entonces: "Son bastante parecidas y constan, básicamente, de cuatro ingredientes". Por último, el experto informático opinó: "Escasa capacidad computacional. Sin embargo, una de las especies, la de los bípedos sin plumas, constituye un caso aparte. Intercambia información de formas rudimentarias e ineficientes, aunque acusadamente distintas de las demás. Esa especie crea muchos objetos raros: algunos son consumibles, otros producen símbolos y otros, todavía, destruyen a individuos de su tribu".

"¡Qué cosa más rara!", musitó el ingeniero. "Siendo tantas las semejanzas en estructura y composición química, ¿cómo puede ser tan distinta su capacidad de cómputo?" "No estoy seguro", respondió el informático, "pero, al parecer, disponen de un sistema para crear nuevas expresiones que es infinitamente más potente que los de las demás especies. Propongo que clasifiquemos a los bípedos implumes en un grupo aparte, les asignemos un origen independiente y una procedencia de otra galaxia". Los otros dos extraterrestres asintieron. Y los tres partieron velozmente hacia su base, para presentar el informe.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.