Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2009
Evolución

Huevo

El viejo dilema del huevo y la gallina.

GK Y VIKKI HART Getty Images

En marzo de 2006, con ocasión de la publicación de la película Chicken Little en DVD, Disney convocó un panel de expertos para dar una respuesta definitiva al antiguo enigma: ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? El veredicto fue unánime. "La primera gallina tuvo que diferenciarse de sus padres en algún cambio genético, que hizo que esta ave fuera la primera en cumplir los criterios por los que juzgamos que un animal es una gallina", afirmó John Brookfield, especialista en biología evolutiva de la Universidad de Nottingham. "El organismo viviente dentro de la cáscara de huevo tenía el mismo ADN que la gallina en la que se iba a convertir; por tanto, era miembro de esa misma especie". Lo que reconocemos como el ADN de una gallina existe primero dentro de un huevo. El huevo vino primero.

Sin embargo, a pesar de la postura unánime de aquel panel, compuesto por tres personas (ya que David Papineau, filósofo de la ciencia, y Charles Bourns, granjero avícola, estuvieron fundamentalmente de acuerdo con el análisis de Brookfield), la pregunta es, en el mejor de los casos, incompleta, y en el peor, engañosa. Si consideramos que la palabra "gallina" se refiere a un miembro de Gallus gallus domesticus (una subespecie de aves salvajes que evolucionó en el sudeste asiático y lleva domesticada unos 10.000 años), podríamos preguntarnos en qué momento apareció el primer miembro de esta especie (y si era un animal adulto o un huevo).

La formación de una especie no es un proceso que se lleve a cabo en un instante ni en un individuo. Se precisan generaciones y generaciones de cambios graduales para que un grupo de animales deje de cruzarse con otro grupo, y sólo entonces puede afirmarse que se ha formado una nueva especie. Visto de esta forma, no tiene sentido hablar del primer huevo o la primera gallina. Sólo existió el primer grupo de gallinas, algunas de las cuales, es de suponer, aún eran huevos.

Y, si no se exige que se trate de la misma especie, el huevo va muy por delante. Algunos invertebrados tan simples como las esponjas se reproducen mediante algún tipo de huevos, lo cual significa que los huevos probablemente sean anteriores a la explosión de biodiversidad que se produjo en el Cámbrico, hace 530 millones de años. Los peces y los anfibios ponen huevos gelatinosos. Los antepasados de los reptiles y aves pusieron el primer huevo con cáscara hace 340 millones de años. Esa innovación, que permitió que los huevos sobreviviesen y continuaran su desarrollo en tierra, dio lugar a la aparición de vertebrados terrestres, mucho antes de que cantase el primer gallo.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.