Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2009
Evolución

Patas, pies y dedos

No evolucionaron en tierra firme, sino en el agua.
RAUL MARTIN
La evolución de los animales terrestres a partir de los peces acuáticos con aletas quizás empezara con la necesidad de respirar aire puro. Los animales que tienen cuatro extremidades que terminan en dedos --los tetrápodos ("con cuatro pies")-- aparecieron hace entre 380 millones y 375 millones de años. Se creía que las extremidades evolucionaron como una adaptación a la vida en tierra firme. Pero descubrimientos recientes han revelado que algunos de los cambios fundamentales en la transición de la aleta a la extremidad sucedieron cuando los antepasados de los tetrápodos habitaban todavía en el agua.
Jennifer Clack, de la Universidad de Cambridge, y otros expertos en la evolución de los tetrápodos plantean la hipótesis de que esas modificaciones tempranas en los huesos y superficies articulares de las aletas pectorales podrían haber beneficiado a los antepasados de los tetrápodos de dos maneras principales.
Primero, permitiendo que tales moradores de aguas superficiales atestadas de plantas pudieran levantarse para sacar la cabeza fuera de las aguas poco oxigenadas y tomar una bocanada de aire. (Los cambios en otras partes del esqueleto, como el cráneo y el cuello, facilitaron también la respiración del aire.) Las extremidades primitivas pudieron haberles ayudado a avanzar por el fondo o a mantenerse quietos frente a la corriente mientras esperaban atrapar alguna presa por sorpresa.
En el pasado se pensaba que los huesos que formaban los pies y los dedos constituían una innovación evolutiva propia de los tetrápodos. Pero en los últimos años, los análisis de los precursores de los tetrápodos, como el fósil de Tiktaalik, descubierto en el 2006, han revelado que esos huesos derivaron directamente de los huesos de las aletas de los peces. Curiosamente, los primeros tetrápodos y peces parecidos a tetrápodos poseían pies con seis, siete u ocho dedos, en lugar de los cinco que presentan los tetrápodos actuales. El motivo por el que los tetrápodos desarrollaran finalmente cinco dedos es incierto, pero es posible que esta configuración ofreciera a la articulación del tobillo la estabilidad y flexibilidad necesarias para caminar.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.