Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

NORBERT WU, MINDEN PICTURES

Las rémoras constituyen una familia de ocho especies de peces tropicales que, durante más de un milenio, han inspirado una mitología casi más extraña que esas pequeñas ventosas que poseen. Las rémoras las utilizan para adherirse prácticamente a cualquier cosa, ya sean otros peces, tortugas, submarinistas o barcos, con lo que logran desplazarse sin ningún esfuerzo.

Un grupo de ictiólogos acaba de descubrir de dónde proviene la ventosa de estos peces. En un estudio publicado en el Journal of Morphology en diciembre de 2012, describen cómo inyectaron tinte rojo en los huesos de rémoras y otros peces en estado larvario para observar su crecimiento. Durante cierto tiempo, la aleta dorsal y el esqueleto que la soporta parecieron desarrollarse del mismo modo en ambos tipos de peces. Después, los huesos de la aleta dorsal de las rémoras se expandieron y fueron desplazándose hacia la cabeza. Cuando los juveniles habían alcanzado los 30 milímetros de longitud, ya tenían una ventosa perfectamente formada de dos milímetros de diámetro.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.