Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Imágenes de rayos X obtenidas con máscaras codificadas

Utilizando una variante del estenoscopio, dotada con numerosas aberturas dispuestas de forma especial, se obtienen imágenes de fuentes de rayos X de alta energía tales como los plasmas de los reactores o los agujeros negros del espacio.

¿Cómo obtener la imagen de j un objeto lejano que sólo emite rayos X? Los telescopios y las cámaras constituidas por lentes y espejos al uso resultan inútiles en este caso. Al contrario de lo que sucede con los fotones de la luz visible, la energía de los fotones de rayos X de bajas energías, suficientemente elevada, arranca electrones del material que constituye las lentes; los fotones resultan así retenidos por dichas lentes. Los fotones de rayos X de altas energías pueden atravesar estas lentes, pero, al no experimentar ninguna desviación apreciable en su recorrido, no se puede producir su focalización. Los rayos X de baja energía sólo pueden focalizarse en el caso de que incidan sobre una serie de múltiples superficies reflectoras bajo ángulos de incidencia rasantes. Ahora bien, la reflexión para incidencias rasantes pierde eficacia a medida que la energía de los fotones de rayos X aumenta y los ángulos para los que la reflexión puede tener lugar se hacen cada vez más pequeños. Por tanto, un telescopio de rayos X de altas energías necesitaría contar con superficies muy grandes; además, la obtención de dichas superficies con un grado de acabado y precisión adecuados resultaría prohibitivamente cara. En virtud de todo ello, la técnica de formación de imágenes por incidencia rasante no sirve para rayos X cuyas energías superan los 10.000 electronvolt, lo cual corresponde a fotones cuyas longitudes de onda son inferiores a 10 nanómetros. (Un nanómetro equivale a la milmillonésima parte del metro.)

¿Cómo conseguir, pues, imágenes de los objetos que emiten rayos X de alta energía? La formación de imágenes en este caso es posible merced a una técnica similar a la que se utiliza para obtener fotografías con rayos X en los hospitales. Para realizar estas fotografías se coloca una película con emulsión sensible a los rayos X directamente detrás del cuerpo, cuya parte delantera se irradia mediante una pequeña fuente "puntual" de rayos X. La película en cuestión registra la sombra producida por los componentes del cuerpo expuesto que absorben rayos X.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.