Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Neurobiología de la alimentación de las sanguijuelas

Un único neurotransmisor, la serotonina, instrumenta la conducta alimentaria de la sanguijuela. El descubrimiento ayuda a explicar por qué los metabolitos neuroquímicos intervienen en el comportamiento.

En La Reina de Africa, Humphrey Bogart, molesto por las sanguijuelas que se le habían pegado al cuerpo, expresa un sentimiento generalizado cuando exclama: "¡Si algo odio en este mundo son las sanguijuelas—inmundos demoniejos!" Sin embargo, para un neurobiólogo, ese gusano chupador de sangre resulta de lo más hermoso. Posee un sistema nervioso sencillo y muy organizado; sus neuronas son grandes, fácilmente identificables y accesibles a los microelectrodos. Virtudes que convierten a la sanguijuela en un animal particularmente útil para estudiar la actividad de determinadas neuronas. Además —valga la justicia poética—, las repugnantes prácticas de alimentación de este animal han proporcionado las pistas decisivas para que nuestro laboratorio haya descubierto la función de un importante grupo de neuronas.

El nombre científico de la sanguijuela, Hirudo medicinalis, refleja la utilización médica del animal en la práctica, antaño popular, de las sangrías, o flebotomías. Se mencionan ya las sangrías con sanguijuelas en los textos de Galeno, médico griego del siglo segundo. Avicena, médico y filósofo árabe del Medievo, cuenta su modo de empleo con puntilloso detalle. En la Edad Media, se convirtió en uso habitual del tratamiento de muchas enfermedades, hasta el punto de que el término "sanguijuela" designaba desde cualquier tratamiento médico, cataplasma o medicina hasta el médico mismo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.