Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2010
Sostenibilidad

Agricultura vertical

El cultivo en rascacielos urbanos consumiría menos agua y combustibles que la agricultura a cielo abierto, paliaría la degradación de las tierras y nos proveería de alimentos frescos.

KENN BROWN Mondolithic Studios

Los 6800 millones de habitantes del planeta dedican a la agricultura y la ganadería una extensión total equivalente a la de América del Sur. En las proyecciones demográficas se estima que la población mundial alcanzará los 9500 millones de individuos hacia 2050. Con los métodos agropecuarios actuales, para que cada persona disponga como mínimo de 1500 calorías diarias, será necesario aumentar la superficie cultivada en más de 500 millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente la extensión de Brasil. Pero tal superficie de nuevas tierras cultivables, sencillamente, no existe. Ya decía el gran humorista Mark Twain: "Compra tierra; han dejado de producirla".

La agricultura, además, consume en regadíos alrededor del 70 por ciento del agua dulce disponible en el mundo, que se torna no potable por contaminación con fertilizantes, productos fitosanitarios, herbicidas y sedimentos. Si se mantiene la tendencia actual, pronto resultará imposible disponer de agua potable en ciertas regiones densamente pobladas. La agricultura también requiere enormes cantidades de combustibles fósiles: en EE.UU. representan alrededor del 20 por ciento de las gasolinas y gasóleos consumidos. Las correspondientes emisiones de gases de efecto invernadero constituyen, sin duda, un importante motivo de preocupación, así como el precio de los alimentos, vinculado al de los combustibles. Esa relación supuso que entre 2005 y 2008 se duplicara el coste de los alimentos en casi todos los lugares de mundo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.