Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cómo paliar el déficit presupuestario

Es necesario frenar la deuda pública si no queremos ahogar el crecimiento futuro.
MATT COLLINS
La persistente crisis económica en EE.UU. y Europa ha avivado el debate sobre las finanzas públicas. En numerosos países, el déficit presupuestario ronda e incluso supera el diez por ciento del producto interior bruto. Sus gobiernos deben demostrar a los ciudadanos y a los mercados financieros que disponen de un plan para hacer frente a unos desequilibrios sin precedentes en tiempos de paz.
Tras el pánico financiero de finales de 2008, la mayoría de las economías adoptaron, en armonía con las ideas keynesianas, paquetes de estímulo basados en un aumento del gasto y en recortes fiscales --algo contra lo que ya advertimos en "Pagar para que el gobierno haga lo que debe hacer", por J.D. Sachs; Investigación y Ciencia, julio de 2009--. Ante el freno en el consumo, se estimó necesario aumentar el gasto público o estimular el gasto privado mediante bajadas impositivas. El pensamiento keynesiano asume que, en tal situación, los mercados financieros adquirirán de inmediato bonos del estado para financiar el estímulo.
Para numerosos países europeos pequeños, como Grecia, semejantes expectativas han resultado demasiado optimistas. Los inversores potenciales desconfiaron de la futura capacidad de los gobiernos para devolver la deuda mediante una combinación de subida de impuestos y reducción del gasto. Como consecuencia, los mercados de bonos dieron un portazo a la financiación de Grecia a principios de 2010 al tiempo que amenazaban con hacer lo mismo en otros países, Reino Unido entre ellos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.