Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2010
Paleontología

Origen de las aves modernas

Se pensaba que las aves modernas se habían originado tras la extinción de los dinosaurios. Ahora sabemos que vivieron junto a ellos.

KAZUHIKO SANO

Es diciembre en Moscú, y la temperatura cae por debajo de los 15 grados bajo cero. Corre el año 2001 y acabo de visitar el museo de paleontología junto con Evgeny N. Kurochkin, de la Academia de Ciencias Rusa. Ambos participamos en un proyecto que pretende examinar todos los fósiles aviares recolectados en Mongolia por las expediciones conjuntas de soviéticos y mongoles. Entre los restos figura un ala exhumada en 1987 en el desierto del Gobi. Comparada con los esqueletos de dinosaurios de las colecciones del museo, muy bien conservados, esa minúscula ala (de delicados huesos mezclados y aplastados) despierta una escasa atracción. No obstante, ofrece un claro indicio de la contradicción que envuelve la idea ampliamente aceptada sobre la evolución de las aves.

En la actualidad, más de 10.000 especies de aves pueblan la Tierra. Algunas están adaptadas a vivir en mar abierto, a gran distancia de tierra, otras se las apañan en desiertos áridos, y todavía otras moran en la cima de montañas cubiertas de nieve. De hecho, de todas las clases de vertebrados terrestres, la de las aves es con mucho la más diversa. Los biólogos evolutivos han supuesto desde hace tiempo que los antepasados de las aves actuales debieron su éxito al impacto del asteroide que barrió a los dinosaurios y a otros vertebrados terrestres hace unos 65millones de años. Su razonamiento era sencillo: aunque las aves habían evolucionado antes de dicha catástrofe, las variedades anatómicamente modernas sólo aparecían en el registro fósil con posterioridad a aquel acontecimiento. El alborear de patos, cucos, colibríes y otras formas modernas (cuyo conjunto forma el linaje de los Neornitinos, o "aves nuevas") parecía un caso clásico de radiación evolutiva en respuesta al desalojo de nichos ecológicos causado por un episodio de extinción. En ese caso, los nichos habían sido ocupados antes por dinosaurios, pterosaurios (reptiles voladores) y aves arcaicas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.