Activos tóxicos: La cara oscura del fósforo

El abonado excesivo favorece la formación de «zonas muertas» en el mar.

IMAGEN CORTESÍA DE LIAM GUMLEY, CENTRO DE INGENIERÍA Y CIENCIA ESPACIALES, UNIVERSIDAD DE WISCONSIN–MADISON Y EL EQUIPO CIENTÍFICO DEL ESPECTRORRADIÓMETRO MODIS

La escorrentía de los abonos y la descarga de aguas residuales contribuyen a la eutrofización, con proliferaciones incontroladas de cianobacterias en lagos y océanos, a menudo tan extensas, que se avistan desde el espacio. Las cianobacterias (o algas azul verdosas) se nutren del nitrógeno y el fósforo de los abonos. Una vez muertas, su descomposición empobrece de oxígeno el agua y extermina lentamente la vida acuática, creando «zonas muertas».

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Artículo incluido en

La crisis del fósforo

    • David A. Vaccari

Este recurso subestimado, componente fundamental de los abonos, durará todavía varios decenios. Pero si queremos evitar el desplome de la agricultura, debemos acometer de inmediato su conservación.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.