Café turco centrifugado

Las partículas permanecerán suspendidas en un fluido si son lo bastante pequeñas. Para que sedimenten, puede aumentarse artificialmente la gravedad mediante el centrifugado.
BRUNO VACARO
Cómo se separan de un fluido las partículas en suspensión? Los adictos al café turco nos responderán que basta con esperar unos instantes, que es lo que hacen cuando les sirven la bebida. Los granos de café finamente molidos se posan lentamente en el fondo de la taza bajo el efecto de la gravedad. Sin embargo, cuando las partículas son muy pequeñas, permanecen indefinidamente en suspensión. ¿Por qué? ¿Cómo se remedia?
Examinemos el comportamiento de las partículas sumergidas en un líquido en función de su tamaño. En una taza de café, cada grano sufre dos fuerzas por parte del agua circundante: el empuje de Arquímedes y una fuerza de rozamiento opuesta a su velocidad. La presión de un líquido aumenta con la profundidad, por lo que las distintas superficies de un objeto sumergido se hallan sometidas a una fuerza tanto mayor cuanto más profundas se encuentren. En total, el objeto sumergido sufre una fuerza dirigida hacia arriba, el empuje de Arquímedes, igual al peso del volumen de líquido desplazado. Los granos de café enteros flotan, pues son menos densos que el agua: el café torrefacto es un material poroso que contiene mucho aire (un 50 por ciento aproximadamente). Cuando se muele lo bastante fino, todos los poros se abren al agua y se llenan. El café se torna así algo más denso que el agua: el empuje de Arquímedes ya no compensa más que el 80 del peso de la partícula y ésta se hunde.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.