Nanoantenas ópticas

Más allá del límite de difracción.

Las nanoantenas ópticas se han utilizado a modo de pinzas para inmovilizar bacterias vivas. [RICHARD LEE]

No se puede, nos enseña la física, focalizar la luz más allá de cierto límite. Sin embargo, en el Instituto de Ciencias Fotónicas hemos conseguido una herramienta que concentra la luz en un punto 10 veces menor que lo que permite la más perfecta de las lentes. El objeto, en forma de antena nanoscópica, abre la puerta a numerosas aplicaciones. De hecho, el punto de luz ultraconcentrada se ha utilizado ya para atrapar bacterias sin dañarlas.

La física impone un límite infranqueable a la luz: resulta imposible focalizarla a una dimensión menor que una fracción de su longitud de onda. Este umbral, el límite de difracción, explica por qué un microscopio óptico no puede ver objetos infinitamente pequeños. Asimismo, determina la sección mínima que debe tener una fibra óptica para guiar una señal luminosa.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.