Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Refinerías de petróleo. Destilados del carbono

Combustible para calderas y para motores a reacción, queroseno y plásticos. Esos productos, entre muchos más, se extraen del crudo de petróleo contenido en una torre de desvaporizado, se descargan y se afinan a su paso por un laberinto de tuberías.
GEORGE RETSECK
El petróleo crudo contiene centenares de hidrocarburos. Pero las refinerías estadounidenses convierten la mitad del total de crudo en gasolina, una mezcla de combustibles, sobre todo 2,2,4-trimetilpentano (cadena de ocho átomos de carbono) y heptano (de siete átomos de carbono). Cuanto más compleja es la cadena, más puede comprimirse la molécula antes de que se inflame espontáneamente, mayor es el índice de compresión del motor y, por tanto, mayor la potencia útil del mismo. La mezcla de ensayo para determinar el índice de octanos (octanaje) de una gasolina contiene 2,2,4-trimetilpentano y heptano (87 por ciento y 13 por ciento para una gasolina de "87 octanos").
Hace tiempo que las refinerías ensayan aditivos para aumentar el octanaje. El plomo tetraetilo dio buenos resultados, pero se descartó porque estropeaba los convertidores catalíticos. Los fabricantes se pasaron al éter butílico terciario metílico (MTBE, por sus siglas en inglés), pero se ha visto que contamina las aguas subterráneas; los gobiernos federales lo están prohibiendo. Una alternativa cada vez más extendida es el etanol, con un octanaje de 108 o 110; se comercializa con el nombre de gasohol una gasolina con un 10 por ciento de alcohol.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.