Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2015
Biología vegetal

Cultivo in vitro de robles y encinas

Las herramientas biotecnológicas permiten la multiplicación y mejora de estas especies forestales.

Mediante la multiplicación de un embrión de roble en condiciones controladas (embriogénesis secundaria) se obtienen numerosos embriones idénticos. [CORTESÍA DE A. M. VIEITEZ Y E. CORREDOIRA]

La obtención de plantones de robles y encinas genéticamente diversos y resistentes a las enfermedades está recibiendo cada vez más atención en los programas de restauración forestal, dada la importancia económica y ecológica de estas especies en nuestro país. Sin embargo, los métodos de reproducción y mejora tradicionales aplicados a estos árboles resultan muy poco eficaces para lograr tal propósito debido a las bajas tasas de germinación que presentan las bellotas. En este sentido, las herramientas biotecnológicas disponibles hoy en día, entre las que se incluyen los sistemas de multiplicación de plantas in vitro (micropropagación), revisten un enorme interés. Uno de los avances más destacables ha sido la embriogénesis somática.

La técnica consiste en generar embriones a partir de células somáticas de la planta donante, las cuales se reprograman mediante cambios en su expresión génica para que sigan un patrón de desarrollo similar al del embrión cigótico (el que se origina mediante reproducción sexual). El proceso se basa en la teoría de la totipotencia, propuesta en 1902 por Gottlieb Haberlandt, según la cual «teóricamente, todas las células vegetales son capaces de regenerar una planta completa».

Debido a que la célula de la que se obtiene el embrión no experimenta ni recombinación ni fusión de gametos, la técnica permite conservar íntegramente el genotipo de la planta donante. De ahí que la embriogénesis somática se considere actualmente el método in vitro más eficaz para la multiplicación vegetativa (asexual) de las especies forestales. Tal tipo de reproducción garantiza que toda la carga genética que contiene un árbol seleccionado se mantenga en la descendencia (en el clon), una ventaja que no puede asegurarse por medio de la reproducción sexual.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.