Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2015
Exploración espacial

Oda al mensajero

La sonda MESSENGER es la única que ha cartografiado por completo la superficie de Mercurio. La imagen, en colores intensificados, refleja las variaciones químicas y minerales a lo largo del planeta. Las zonas ocres corresponden a llanuras formadas por la lava; las azules indican materiales que reflejan poca luz. [Cortesía de la NASA, Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins e Institución Carnegie de Washington]

La primera misión encargada de poner una nave en órbita alrededor de Mercurio se acerca a su fin. Desde que llegase al planeta más interno del sistema solar, en marzo de 2011, la sonda MESSENGER «ha reescrito de arriba abajo lo que sabemos sobre Mercurio y lo que este nos enseña sobre la formación y evolución del sistema solar interior», asegura Sean Solomon, investigador de la Universidad de Columbia y líder de la misión. En un principio estaba previsto que la nave agotase su combustible a finales de este mes, cuando empezaría a caer gradualmente hacia la superficie del planeta. Sin embargo, los ingenieros de la NASA han encontrado una manera de aprovechar sus reservas de helio y emplearlas como propelente durante unas semanas más, lo que podría alargar la misión hasta mediados de abril. Esa prórroga debería bastar para explorar la superficie de Mercurio a menos de 15 kilómetros de altura, una distancia récord. Y, aunque la misión termine, los astrónomos cuentan ahora con más de diez teraoctetos de datos sobre el planeta: información suficiente para mantenerles ocupados unos años.

Qué hemos aprendido sobre Mercurio

Un extraño campo magnético
En los años setenta, la Mariner 10 descubrió que Mercurio tenía un campo magnético. Ahora, la sonda MESSENGER ha revelado que dicho campo no está centrado en el planeta, sino desplazado hacia el polo norte. Los expertos aún ignoran el origen de esta asimetría.

Vulcanismo
La misión ha zanjado un antiguo debate sobre la intensidad de la actividad volcánica en Mercurio. Las imágenes anteriores mostraban llanuras cuyo origen podía deberse tanto al vulcanismo como al impacto de asteroides. Sin embargo, los datos de la MESSENGER concuerdan mejor con lo que cabría esperar de flujos de lava secos y muestran que, de hecho, el material volcánico cubre la mayor parte de la superficie del planeta.

Una sorprendente historia de formación
Antes se creía que, en sus primeros tiempos, Mercurio había experimentado épocas con temperaturas de hasta 10.000 grados Kelvin, tal vez causadas por el impacto de asteroides. La MESSENGER ha refutado esta teoría al detectar en su superficie metales que, a tales temperaturas, se habrían vaporizado.

«Hondonadas» misteriosas
La sonda ha descubierto que la superficie del planeta se encuentra salpicada por unas enigmáticas zonas brillantes, llanas y poco profundas. Bautizadas por los científicos como «hondonadas», parecen un tipo de accidente exclusivo de Mercurio. Los expertos creen que podrían formarse cuando algunos materiales volátiles de la superficie escapan hacia el espacio, quizá debido a su interacción con el viento solar.

La misión en cifras

8,6 Días mercurianos que la sonda ha estado orbitando alrededor del planeta
1504 Días terrestres que la sonda ha estado orbitando alrededor del planeta
4105 Órbitas completadas
258.095 Fotografías enviadas a la Tierra
14.000.000.000 Kilómetros recorridos

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.