Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

KATHERINE BOURZAC

El vidrio es resistente... hasta que se rompe. Si se estirase como una goma, podría emplearse para fabricar ventanas irrompibles, pantallas flexibles o sensores mecánicos aptos para soportar las elevadas temperaturas que se dan, por ejemplo, en la aeronáutica. Un grupo de investigadores liderados por Seiji Inaba, del Instituto de Tecnología de Tokio, ha creado el primer vidrio de tales características.

El vidrio ordinario se compone de átomos de silicio y oxígeno fuertemente unidos en estructuras tridimensionales ordenadas pero no cristalinas. Inaba y sus colaboradores han concebido el suyo de modo que la estructura molecular imite la del caucho y otros materiales similares, pues consta de largas cadenas de óxido de fósforo ligadas débilmente. Cuando sometieron el material a altas temperaturas y lo estiraron, sus fibras se contrajeron un 35 por ciento; es decir, mostraron elasticidad, algo nunca antes visto en un vidrio. Los resultados aparecieron publicados el pasado mes de diciembre en la edición en línea de Nature Materials.

Inaba, que ahora trabaja para la compañía Ashai Glass, en Yokohama, explica que aún hay aspectos que mejorar. El nuevo vidrio se contrae bien a temperaturas de entre 220 y 250 grados Celsius, pero el objetivo es que lo haga a temperaturas más cercanas a la ambiental. Michael Demkowicz, experto en materiales del Instituto de Tecnología de Massachusetts, señala que la receta de Inaba podría emplearse para, por ejemplo, modificar un vidrio que conduzca bien la electricidad. Tal vez llegue pronto el día en que la caída de un teléfono o una copa ya no suponga una experiencia devastadora.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.