Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2019Nº 511
Apuntes

Cronobiología

Gratuito

Tome su medicamento... ahora

Los fármacos podrían ser más eficaces si se consumieran cuando las proteínas sobre las que actúan están más activas.

Menear

El médico le indica al paciente que tome las pastillas por la mañana, por la tarde o con las comidas, entre otros momentos. Pero un nuevo estudio ha descubierto que multitud de genes que controlan la producción de proteínas sobre las que se dirigen los fármacos presentan un ciclo diario de actividad regido por los ritmos circadianos del organismo. Los medicamentos destinados a tratar la hiperactividad de la glándula tiroides, por ejemplo, podrían ser plenamente eficaces si se tomasen cuando ciertos genes tiroideos funcionasen al máximo. Y viceversa, ingerirlos cuando estos permanecen en reposo podría ser inútil. Además, Marc D. Ruben, investigador del Hospital Pediátrico de Cincinnati que ha dirigido el estudio, afirma que la sincronización de la toma «permitiría reducir la dosis del fármaco para lograr el resultado deseado o mitigar los efectos secundarios con la misma dosis».

 

Apunte6_0419_Infografía.jpg

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

Revistas relacionadas