Genética del alcoholismo

La identificación de las bases genéticas de la sensibilidad al alcoholismo encauza los tratamientos y ayuda a quienes están expuestos a la adicción.
Se sabe desde hace tiempo que la tendencia al alcoholismo viene de familia. Para algunos, ello no hace más que abonar el estigma social que conlleva un estado desgraciado. Para los expertos, en cambio, el carácter en apariencia hereditario de la sensibilidad a los problemas con el alcohol sugirió la existencia de un componente hereditario que se transmitía de una generación a otra.
Merced a los rápidos avances del último decenio en el descubrimiento y análisis de las funciones génicas, podemos ahondar en las raíces biológicas de trastornos complejos, tales como el abuso y la adicción de ciertas sustancias. Ya es posible examinar patrones de herencia en poblaciones extensas y analizar cientos de miles de minúsculas variaciones en el genoma de cada sujeto afectado. Con ello se dispone de medios para localizar genes específicos que influyan con mayor o menor fuerza sobre la fisiología de una persona y que conlleven el riesgo de una enfermedad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.