Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2007Nº 369

Epidemiología

¿Se puede curar la rabia?

La supervivencia de una adolescente que contrajo la rabia podría indicar el camino hacia un tratamiento eficaz.
Menear
La rabia constituye una de las enfermedades más antiguas y temidas. Ataca el cerebro. Provoca inquietud, pánico y convulsiones. Las víctimas padecen dolorosos espasmos en la garganta cuando comen o beben. Luego viene la parálisis. Las personas infectadas por la rabia permanecen conscientes de forma intermitente casi hasta la muerte; transmiten su miedo y sufrimiento a familiares y cuidadores.
Aunque las vacunas contra el virus de la rabia evitan que se desarrolle la enfermedad, hasta hace poco los médicos no podían albergar ninguna esperanza para los pacientes que no habían sido inmunizados poco después de sufrir la mordedura de un animal rabioso. Una vez aparecían los síntomas de la infección (en los dos meses posteriores al mordisco), la muerte resultaba inevitable, generalmente en menos de una semana. Hasta que, en 2004, salvamos de semejante sino a una niña de 15 años, en el Hospital Infantil de Wisconsin, en Milwaukee.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados