Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1988
Materiales

Plásticos que conducen la electricidad

Los plásticos, baratos, duraderos, ligeros y versátiles, poseen muchas propiedades valiosas, pero la conductividad no es una de ellas. La próxima generación de plásticos acabará con esa tradición.

Para la mayoría de las personas, el título de este artículo hubiera parecido absurdo hace 20 años, cuando el prejuicio teórico había clasificado a los plásticos entre los aislantes. La sugerencia de que un plástico pudiera ser un conductor tan bueno como el cobre hubiera parecido todavía más ridícula. A pesar de ello, tales maravillas se han logrado durante estos últimos años mediante modificaciones sencillas de los plásticos ordinarios. Los nuevos materiales, denominados polímeros conductores, reúnen las propiedades eléctricas de los metales y las ventajas de los plásticos que despertaron gran expectación en las décadas de 1930 y 1940.

Para conseguir que un polímero conduzca la electricidad, es necesario incorporar pequeñas cantidades de ciertos productos químicos mediante un proceso conocido con el nombre de contaminación o dopado. El proceso de dopado de los polímeros es mucho más sencillo que el utilizado para contaminar el silicio y otros semiconductores ordinarios; de hecho, las técnicas para producir y dopar los polímeros conductores existían ya mucho antes de que la comunidad científica estuviera preparada para admitir la idea de que los plásticos podían ser buenos conductores. Cuando se demostró la posibilidad de que los polímeros condujeran electricidad, la idea conoció un rápido desarrollo. En 1977 se sintetizó el primer polímero conductor; en 1981 se fabricó la primera batería con electrodos de polímeros. En el verano pasado, la conductividad de los polímeros igualó la del cobre y, hace algunos meses, salió al mercado la primera batería recargable fabricada con polímeros.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.