Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 1988Nº 139

Física de partículas

Un defecto en un espejo universal

Si no fuera por una ligera asimetría en un "espejo" llamado invariancia CP, no existiría el universo que conocemos; antes bien, se hallaría desprovisto de materia. ¿Qué fuerza de la naturaleza provoca la violación de la simetría CP?

Menear

¿Por qué hay materia en el universo? Si, en vez de aproximada, la simetría que se ha observado entre materia y antimateria fuera perfecta, el universo presentaría una elegante sencillez, aunque carecería de materia y de las criaturas formadas por esta materia que pudiesen admirar su elegancia. Nuestro universo proviene de un defecto en una simetría que ofrece un "espejo" universal llamado espejo CP: una simetría que establece la invariancia en el resultado de algunos sucesos de la naturaleza si se cambia la materia por antimateria (C) y se mira el suceso en un espejo (P).

Parece probable que, en algún momento, antes de que se cumpliera la primera millonésima de segundo desde que el universo naciera en la bola de fuego de la gran explosión ("big bang"), hubiera la misma cantidad de materia que de antimateria. Habría casi exactamente el mismo número de partículas que de antipartículas, todas ellas en equilibrio termodinámico bajo unas condiciones de presión y temperatura enormes. (Para cada partícula existe una antipartícula, dotada de masa idéntica y propiedades eléctricas opuestas; el antielectrón o positrón, por ejemplo, es la antipartícula del electrón.) A medida que el universo se fue expandiendo y enfriando, la mayoría de partículas encontraron sus correspondientes antipartículas y se fueron aniquilando entre sí. Si la simetría CP fuera exacta, sólo habrían quedado las escasísimas partículas y antipartículas que por casualidad no hubieran encontrado pareja para aniquilarse. Pero se produjo un leve fallo en la simetría y vino así a salvarse un protón de cada mil millones y un electrón de cada mil millones. Andando el tiempo, se formarían, por esa razón, las galaxias, las estrellas, los planetas y los seres humanos. 

Puede conseguir el artículo en: