Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

  • 15/01/2019 - DOLOR

    ¿Por qué la percepción del dolor varía según el sexo?

    La testosterona, el estrés y la memoria serían los factores responsables de la hipersensibilidad masculina.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 2003Nº 320

Cosmología

La búsqueda de la materia oscura

Suele concebirse la materia oscura como algo remoto. Pero no la conoceremos de verdad hasta que no la hayamos observado en la Tierra.
Menear
El universo que nos rodea no es como parece. Las estrellas constituyen menos del 1 por ciento de la masa del universo; el gas difuso y otras formas de materia ordinaria, ni el 5 por ciento. Los movimientos de la materia visible descubren que es un mero residuo en un mar invisible de material desconocido. Sabemos poco de este mar. Las palabras con que describimos sus componentes, "materia oscura" y "energía oscura", expresan, en realidad, nuestra ignorancia.
Durante setenta años se han reunido pruebas circunstanciales de la existencia de materia oscura. Que ésta es real, casi todos lo aceptan. Pero las pruebas circunstanciales no acaban de satisfacer. No descartan otras posibilidades; no descartan unas leyes de la física modificadas [véase "¿Existe realmente la materia oscura?", por Mordehai Milgrom; INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, octubre 2002]. Tampoco nos enseñan mucho acerca de las propiedades que pueda tener. La materia oscura se agrupa y proporciona un áncora gravitatoria a galaxias y a estructuras mayores, los cúmulos galácticos; poco más sabemos. Casi con toda certeza consiste en algún tipo de partícula elemental aún no descubierto. La energía oscura, a pesar de la semejanza de su nombre, que induce a confusión, es una sustancia diferente, que no se añadió al conjunto hasta 1998. Se distribuye uniformemente por el espacio, ejerce una presión negativa y acelera la expansión del universo.

Puede conseguir el artículo en: